Compartir

¡Bienvenidos nuevamente, terrícolas! Mi nombre es Pam y como ya saben vamos a repasar el último episodio de Supergirl que es el penúltimo de esta temporada.

¡Alerta Spoilers! Por tu seguridad, si no viste el episodio puedes hacerlo ahora mismo en nuestra web.

Anteriormente, National City fue invadida por un ejército de daxamitas producto del malvado plan de la reina Rhea. Sin embargo, su plan iba más allá de convertir a la Tierra en Daxam, para visibilizar el encuentro de dos mundos necesitaba un evento que los una y no se le ocurrió una manera mejor que una boda entre Mon-El y Lena Luthor en la nave. Mientras tanto, en la ciudad se desataba una feroz pelea entre daxamitas y la policía. El Team Supergirl se reúne para idear una forma de combatir la amenaza extraterrestre aunque carecen de la ayuda de Martian Manhunter y de las instalaciones de la DEO. Inesperadamente Lillian Luthor aparece para ofrecer ayuda y alega que ella había predicho sobre la peligrosidad de los aliens hace tiempo. El equipo rechaza la ayuda pero será por poco tiempo.

Este episodio estuvo lleno de referencias políticas al gobernante estadounidense de turno además de grandes discursos y diálogos de empoderamiento femenino, como la famosa frase «The future is Female» (El futuro es femenino). Destacamos que tener a Lynda Carter, Calista Flockhart, Teri Hatcher, Brenda Strong y Melissa Benoist juntas en pantalla fue una asombrosa cuota de Girl Power.

Frente a esta invasión, la presidenta de los EEUU, Olivia Marsdin va en avión hacia National City. En el vuelo hay una conversación entre ella, Rhea y Cat Grant, quien se encontraba en el Air Force One. Cat trata de persuadir a Rhea para concluir el enfrentamiento de modo pacífico pero no prospera. El avión recibe un ataque y cae. Supergirl vuela a salvar a Cat y la presidenta revela su rostro extraterrestre. En tierra, Olivia explica cómo fue su pasado en Durlan y por qué le interesa la convivencia de humanos con alienígenas.

En la nave, Rhea amenaza a Mon-El y Lena que si no se casan ella destruirá el hospital de niños. La boda está por realizarse.

Supergirl se encuentra en un dilema. Olivia pide destruir la nave pero allí se encuentran sus dos seres amados: Mon-El y Lena. Kara no sabe qué hacer hasta que Cat llega para inyectarle motivación a partir de una experiencia personal acerca de la búsqueda de paz y de amor. Finalmente, acepta su consejo y decide ir a salvarlos con la ayuda de Cadmus y Cat. Para llegar allí tienen que usar tecnología de la Fortaleza de la Soledad de Superman, un proyector de la Zona Fantasma. (Esto nos abre el camino para pensar en el nuevo -pero viejo- kriptoniano que aparecerá el próximo episodio). Una vez trazado el plan, vemos que Winn no confía plenamente en Cadmus y toma recaudos de respaldo que le ayudarán al equipo a salir victorioso.

En la nave espacial una parte del Team Supergirl logra rescatar a Mon-El y Lena mientras que Alex y Maggie intentan preparar el cañón para destruirlos y Cat Grant usa los medios televisivos para enviar un mensaje esperanzador al pueblo. Como era de esperarse, Lillian Luthor engaña a Kara y cierra el portal para que ella no pueda regresar aunque Winn ya lo había previsto y hackea el sistema. Supergirl quiere que Rhea se rinda aunque no esperaba encontrarse con su primo en su contra. ¿Qué pasó con Superman? ¿De qué manera terminará esta invasión? ¿La Chica de Acero logrará triunfar y salvar al planeta?

No te pierdas la promo del próximo episodio. Recuerda que el último de la segunda temporada.

Gracias por seguirnos. Recuerda compartir y dejar tus comentarios.