Compartir

Bienvenidos todos a la reseña del último episodio de la segunda temporada de Supergirl. Mi nombre es Pam y vamos a repasar lo más relevante de este gran cierre de temporada.

¡Alerta Spoilers! Si para este momento no lo viste pasa por nuestra web, disfrútalo en alta calidad y con subtítulos exclusivos de los subspeedsters.

El episodio anterior nos dejó con la incógnita acerca de la aparición de Superman dentro de la nave de los daxamitas. Es que la reina Rhea tenía algo entre manos. En una batalla cuerpo a cuerpo, Superman (estrella invitada Tyler Hoechlin) se enfrenta en una lucha feroz a nuestra Chica de Acero. La pelea comienza en la nave y rápidamente se extiende por National City, destruyendo edificios, autos y todo espacio público donde los kriptonianos se enfrenten. De este modo introdujeron otro tipo de kriptonita, la plateada, aquella que induce al afectado a una serie de alucinaciones parecida a los efectos de las drogas, es por ello que Superman imagina a Kara como su peor enemigo: el general Zod. Esto nos señala que Kal-El ya se habría enfrentado a Zod anteriormente. Pero la causa de todo este conflicto fue obra de Rhea quien tenía esta kriptonita en su poder. La lucha fue de par a par, Supergirl no dudó ni un segundo en que debía derrotar a Superman y lo hizo. Acto seguido, Kara sueña estar con Mon-El en una escena cálida y pacífica, como si nada la estuviera abrumando, sin embargo ella y Kal se encontraban en la Fortaleza de la Soledad.

Los primos no eran los únicos que buscaban una solución a la invasión daxamita, Lillian Luthor y su hija Lena se unieron con el mismo fin. Mamá Luthor le enseña un artefacto que Lex había construido para derrotar a Superman con una lluvia de gas de kriptonita. Ahora, Lena tiene el desafío de salvar al planeta adaptando la tecnología con plomo, sustancia totalmente dañina para los daxamitas aunque no para los humanos. Como acto de redención de la Casa de los Luthor, Lillian pone sus esperanzas en Lena. Madre e hija, juntas por un bien común pero un bien mayor, sin egoísmos ni intereses propios sino por el bien de la humanidad.

Kal y Kara utilizan la información que le aporta la Fortaleza sobre el Dakkam Ur, un duelo a muerte poco conocido pero históricamente valioso para enfrentar a Rhea. Mientras en la DEO suena la alerta de un posible bombardeo, Supergirl propone el rito mortal con todo lo que esto conlleva, un novio muy preocupado por su vida y por la del planeta. Sin embargo, Superman manifiesta que ella es la “Campeona de la Tierra” y que será capaz de lograr la victoria. El mundo está en manos de Supergirl.

Un regreso inesperado pero que estuvo en el momento preciso que se la necesitaba fue el de M’gann M’orzz (estrella invitada Sharon Leal), la marciana blanca que se había ido a su planeta hace algún tiempo y que ahora vuelve para despertar a J’onn J’onnz quien yace inconsciente en la DEO. Junto a ella vino un ejército de marcianos en ayuda del Team Supergirl.

En CatCo, mientras Cat Grant se reinstala en su antigua oficina recibe a Kara y Clark y acepta apaciguar la noticia de la batalla “Rhea versus Supergirl” para resguardar a los civiles. Como si fuera poco además de su cara de emoción al volver a ver a Clark, nos aclara que se acostó con él y que no la pasó nada mal.

Por otro lado, las mujeres Luthor tienen el arma casi lista para el plan de contingencia en el caso de que Supergirl no logre vencer a Rhea. Aunque trae aparejado un problema mayor: Mon-El también podría ser afectado por la lluvia de plomo. De todos modos, Kara no quiere que la utilicen y cree poder vencer a Rhea. Mon-El está dispuesto a que sí la usen.

Superman es el primo experimentado que apareció en el momento indicado para conversar e inspirarle valentía a nuestra heroína, quien ya está lista para su batalla final.

El Dakkam Ur comienza en una terraza en plena National City, Rhea con su escolta y Supergirl con Mon-El. Como si fuera poco, Rhea tiene sangre de kriptonita verde, la debilidad de los kriptonianos, de ese modo Supergirl tiene todo para perder pero se esfuerza por mantenerse en pie y no da tregua a la reina daxamita hasta el final, cuando las Luthor con ayuda Winn ponen a esparcir la nube de plomo que acabará con la invasión. Mientras, el Team Supergirl se agranda: Superman, Martian Manhunter, M’gann, un ejército de marcianos blancos, Mon-El, todos juntos luchando por la Tierra. La ciudad estaba amenazada, los daxamitas destruirían todo a su paso, así que Supergirl, decepcionada, decide que la lluvia de plomo se ejecute. Rhea es eliminada y los daxamitas se retiran. Pero Mon-El está sufriendo, y Kara también porque sabe que deberá despedirse de él.

Con profunda angustia y dolor, Kara le dice adiós a Mon-El. El beso final de despedida más trágico de esta temporada nos partió el alma. Este episodio demostró la gigantesca actuación de Melissa, quien nos divierte, nos encandila con su sonrisa y nos destroza con su llanto.
Mon-El es enviado al espacio en una nave pero un agujero de gusano lo intercepta y lo envía a ¿otra dimensión?, ¿otro planeta?, ¿al futuro? abriendo las expectativas para la próxima temporada.

Totalmente destrozada, Kara conversa con Clark y él le dice que ella es más fuerte que él porque en sus zapatos (o botas) no podría elegir entre el mundo y Lois, su mujer.

En un final muy emotivo, Kara le pide a Alex que se mantenga unida a Maggie, que no la pierda. Entonces Alex le propone matrimonio a su novia. La Chica de Acero no quiere ver que otra pareja se rompa. Quiere que sus seres amados sean felices con sus respectivas parejas. Pero ahora ella está sola. Quién sabe cuándo y dónde volverá a ver a su amado. Pero la Tierra está a salvo.

Lo que necesitaba Kara lo encontró en Cat, una aliada más que confiable, un mentor que siempre está para nuestra Superchica que además sabe su supersecreto, algo que ya nos imaginamos pero que ahora nos confirman.

Un gran final para una muy buena temporada.

Como enganche nos muestran en un flashback aquel momento en el que el niño Kal-El y la joven Kara eran enviados a la Tierra porque su planeta iba a explotar, que también otro ¿bebé? tendría el mismo destino. Pero, ¿quién será esa criatura? ¿Acaso Doomsday?

Todos estos interrogantes nos mantendrán expectantes para la próxima temporada. Mientras tanto, durante el hiatus nos dedicaremos a compartir teorías y muchas cosas más.

Si te gustó esta reseña no te olvides de compartirla y comentarnos qué te pareció este episodio además de lo que esperas para la tercera temporada de Supergirl.