Compartir

¡Saludos Speedsters! Mi nombre es Pam y como ven esta reseña del último episodio de la tercera temporada de Flash se hizo esperar. Cuesta cerrar un ciclo y despedirse, si no me creen observen a Barry Allen.

¡Alerta Spoilers! El episodio está disponible en nuestra web, el alta definición y con subtítulos de los subspeedsters ¿Todavía no lo viste? ¡Corre!

Llegamos a la línea de meta. Pero antes recorrimos una larga carrera detrás del villano de turno, Savitar. Un remanente egoísta y antipático que solo pretendió convertirse en un dios a costa del sufrimiento de Flash. Si repasamos un poco, el episodio anterior nos dejó envueltos en un profundo dolor al ver morir a Iris. Pero… en esta entrega nos desacomoda los sentimientos porque el muerto es otro. El entrañable H.R. Wells. Con su aparato de transmogrificación facial (y corporal), H.R. entregó su vida en sacrificio como un héroe, para redimirse del error de haber revelado el escondite de Iris lo cual produjo su captura. Otra muerte más y van… Barry sostiene a HR en sus brazos y Tracy corre hacia él con un llanto desgarrador. HR logra decir sus últimas palabras como siempre lo hizo, poniendo fe en los demás, siendo el couch que fue desde el inicio alentando al equipo. Finalmente, Iris está viva y el periódico de 2024 corrige su autor: Iris West-Allen. Las horas de Savitar están contadas.

Mientras tanto, Killer Frost está a punto de congelar a Vibe pero Savitar aparece porque sus planes cambiaron. Necesita a Cisco para modificar la Bazooka de Speedforce a fin de lograr esparcirse fragmentadamente y vivir en todos los tiempos: presente, pasado y futuro. Cisco debe ayudarlo o la que corre el riesgo de morir atravesada con «la de Reverse» será Caitlin. Sí, Caitlin, si es que el suero reparador de ADN que descubrió Julian la devuelve a la normalidad.

Con Iris en la bóveda del tiempo, Barry hace referencia a lo que le dijo Leonard Snart (Captain Cold) en el episodio anterior y es que debe seguir siendo un héroe con esa bondad que lo caracteriza. Es por ello que va por Barry/Savitar y le propone su salvación. Barry quiere ayudar a su remanente, quiere salvarlo de la paradoja, piensa que en su interior, más allá del sufrimiento y el dolor, todavía existe «Barry», el que tenía una familia, amigos, lindos recuerdos. Así que sin más explicaciones, Savitar accede y Barry lo lleva a STAR Labs. Pero allí no tendría una buena bienvenida. Al contrario, el Team Flash se lanzó contra él con cuestiones y argumentos válidos. Savitar destruyó la vida de Caitlin, secuestró a Cisco, arruinó el futuro de Tracy matando a HR. Con excepción de Barry y Iris. Ella sí quiso ayudarlo. Tal vez porque podía ver el dolor en su semblante luego de perderla, en el futuro.

Una escena muy dolorosa (otra más) fue la conversación entre Tracy y Harry de Tierra-2, quien intenta convencerla de quedarse en el equipo para encontrar la cura de Savitar. Increíble trabajo el de Tom Cavanagh (no nos cansamos de decirlo).

Amor y odio están muy cerca. Es fácil confundirlos.

Barry, Iris buscan convencer a Savitar de que pueden «arreglarlo», que hay otra salida, que van a encontrarla. Pero él todavía no entiende cómo será el día después. Qué pasará con él, dónde vivirá, y le duele saber que Iris se quedará con Barry y no con él. De todas formas, Savitar pierde a Iris. Pero porque Iris nunca fue suya sino de Barry. Pero él es Barry, también. La dualidad de una persona representada en esta escena. El amor y el odio, la esperanza y la desesperanza, la empatía y el egoísmo. Sin embargo, Savitar quiere ser un dios, sin ninguna duda.

STAR Labs está en problemas porque Savitar dejó allí la piedra filosofal que comenzó a irradiar todo su poder en el cuarto de brechas. Savitar no quiso ser salvado. Quiere vivir y para ello necesita fragmentarse, convertirse en un dios. Cisco tiene listo el arreglo de la Bazooka pero antes de que Killer Frost se deshaga de él aparece una brecha que abre Gypsy y lo salva (estrella invitada Jessica Camacho). De todos modos, Savitar tiene la máquina y a Killer Frost para ayudarlo. En ese momento aparece la muerte de los velocistas para aniquilar a Savitar, Black Flash. pero Killer Frost lo congela eliminando el único problema que acechaba al villano de la armadura. De todos modos el plan no funciona porque Jay Garrick se liberó de la prisión gracias a la llave maestra de Speedforce que construyó Vibe con la Bazooka. Ahora Savitar tenía tres velocistas para abatirlo: Flash, Kid Flash y el viejo Flash. En una impresionante persecución, los tres Flash no logran alcanzar a Savitar quien llega antes a donde están Cisco y Gypsy luchando contra Killer Frost, intentando que vuelva a ser Caitlin, por las buenas, con el suero de Julian. Pero algún residuo parece continuar allí. Killer Frost lanza a Savitar lejos y salva la vida de Vibe. Los ojos vuelven a ser los de Caitlin.

¡Nada está escrito!

Pero cuando Flash aparece, Savitar vuelve a ser más rápido y detiene el golpe. El tiempo corre. Le advierte que va a matar a todos sus seres amados antes de morir él. En ese momento Flash se introduce en la armadura expulsando a Barry/Savitar. Nuestro Barry está dentro de la armadura que ahora cambió del azul al rojo. El remanente lo seduce para que lo mate y así se convertiría en él de todas formas. Aunque podría haberlo matado en un segundo, él no actúa así, no es su esencia. Flash destruye la armadura y golpea a Barry/Savitar dejándolo en el suelo. ¿Alguien creyó que ese podría ser el final? Nadie. Barry/Savitar se levanta pero Iris esta vez fue la heroína: lo mata de un disparo certero.

Ahora sí, todos están a salvo. Es tiempo de llorar. En el velorio de HR el Team Flash se despide de este héroe y el mensaje que le dejó a Cisco fue que él le dio esa fuerza. Caitlin observa desde lejos y sus amigos se acercan a pedirle que regrese a su hogar. Pero ella le devuelve el suero a Julian y responde que no tiene un hogar, que tampoco es ni Caitlin ni Killer Frost. ¿Entonces quién es?

Pareciera que todo vuelve a la normalidad hasta que una enorme tormenta de rayos ataca Central City. La Speedforce está molesta porque Jay se libró de la prisión y Savitar está muerto. Alguien tiene que ocupar ese lugar. Como acto de redención y por el bien de la ciudad y el mundo entero, Barry se entrega a la Speedforce en sacrificio por su gran error de crear Flashpoint hace un par de meses. Siente que todo esto ha sido su responsabilidad. Afuera de STAR Labs, Nora Allen, la personificación de la Speedforce lo llama.

Ha alcanzado la línea de meta. Su carrera ha terminado.

En un clima de estupor y angustia, Barry se despide del equipo y del amor de su vida. Iris está viva pero perdió a Barry. La sonrisa en el rostro de Barry nos confunde. Todos lloran pero él parece sentirse aliviado. Su valor y su bondad están por encima de su propio bien, lo hace por el bien de todos, por salvar al mundo de la debacle. Finalmente Barry entra en la Speedforce.

Excelente trabajo de Grant Gustin personificando a dos personajes antagónicos en un mismo episodio y con una actuación muy buena. No habíamos visto esa faceta de nuestro protagonista antes y podemos decir que nos convenció bastante para ser la primera vez como villano. (No nos olvidamos del episodio 1×08 «Flash vs. Arrow» donde un Barry lleno de ira se enfrenta a Eddie, pero notamos que en esta oportunidad la maldad es mucho mayor).

¡Tantas dudas nos quedan en este final de temporada! Gracias por acompañarnos durante esta temporada. Seguiremos trayéndoles las novedades de Flash como cada día. No olviden compartir y comentar qué les pareció este final de la segunda temporada además de sus teorías sobre lo que pasará con Barry, Caitlin, Harry y todo el equipo.